Cirugías para la celulitis

Woman's Fingers Touching her body partsLas celulitis alcanza el 95% de las mujeres en alguna etapa de la vida. Sus causas no se conocen completamente, pero se sabe que hay una predisposición hereditaria, cambios hormonales, así como también están involucrados otros factores. Las regiones más afectadas por la celulitis son aquellas donde las mujeres tienden a almacenar más grasa: abdomen, caderas, muslos, nalgas y piernas. En algunos casos las niñas las presentan también de forma leve.

La medicina estética sigue creciendo y mas mujeres quieren realizarse operaciones ya sea para realizarse radiofrecuencia corporal, botox, peeling químico. Las células grasas se denominan adipocitos y se encuentran en la capa más profunda de la piel. Esta capa contiene fibras que conectan la superficie de los tejidos más profundos; las bandas de fibras se mueven de un tirón la piel hacia abajo, dando la apariencia de “agujeros”, que es característico de la celulitis. Algunos factores tales como la pubertad, el embarazo y el uso de las píldoras anticonceptivas pueden agravar el cuadro, conduce a un cambio en la circulación sanguínea y linfática, con acumulación de líquidos y proteínas en las células de grasa, causando una irregularidad de la piel, la aparición de la “piel de naranja”.

La celulitis pueden dividirse en:

Grado 1: los agujeros sólo se perciben cuando se comprime la piel;
Nivel 2: los agujeros ya se perciben sin comprimir la piel. A veces es posible sentir algunos terrones;
Grado 3: los nódulos son muy sensibles y consistencia, demostrando que ha habido formación interna de la cicatriz (fibrosis) han endurecido. Puede haber dolor local;
Grado 4: presencia de macronódulos, agujeros profundos y flacidez.

La cirugía para la celulitis está indicada sólo en los grados de 2 a 4. Esta cirugía debe ser realizada por un cirujano plástico que sea miembro de la sociedad de cirugía plástica y el paciente debe someterse a exámenes preoperatorios como en cualquier cirugía.

Después de la región demarcada, se hace una asepsia (limpieza rigurosa), entonces el área se infiltra con una solución de salino y anestesia. Esta infiltración difiere de la hecha en liposucción porque es más superficial. Se realiza una incisión de aproximadamente de 1 cm, para la colocación de una cánula que se tiene un “anillo” en su extremo.

Es este “anillo” que rompe las fibras que provocan la aparición de “piel de naranja”, en los movimientos repetidos de ida y vuelta. En el primer movimiento (ida) se rompen las bandas y en la segunda (redonda) se eliminan las acumulaciones de grasa. Es válido señalar que en el procedimiento no hay ninguna aspiración de tejidos en ningún momento.

Aprende más aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *